El momento en que los novios se besan…

El momento en que los novios se besan...

Imagen | Publicado en de | Deja un comentario

Un hermoso gesto

Nuestro Diario publica un hermoso gesto que alguien captó durante las procesiones en Guatemala. Los miembros de una congregación protestante repartiendo agua a los cucuruchos católicos.

caRIDAD CRISTIANA

Muy en sintonía con la búsqueda de la unidad de los cristianos y el mensaje que el Papa Francisco envió a los neopentecostales de Estados Unidos.

 

 

 

Oremos por la unidad de los cristianos.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

LA CULPA

catolicochapin:

Buena reflexión de Padre Bryan

Originalmente publicado en padrebryan:

el-tropezon Partimos del hecho que todos hemos fallado: pecamos, tropezamos, tragamos el polvo en un aterrizaje de las alturas a las cuales nos elevó la tentación. Y luego viene la resaca moral, martillando y recordando el mal que hicimos: la vocecita que nos reprueba en el interior y nos ve con aire de superioridad diciéndonos algo así como “que bárbaro, hoy si la regaste”.  Insisto, todos hemos pasado por ahí.

Pero hay algo más: el pecado sucedió hace un buen tiempo, pero sigue como una constante ese dedo invisible señalándome, la vocecita interior repitiéndonos que somos basura y que taladra cualquier intento de reconstrucción espiritual.  Damas y caballeros, con ustedes la culpa. Es ella la responsable de recordarnos lo muy pecadores que somos y de hacernos creer incapaces de levantarnos.  Pero, ¿qué creen? La culpa no viene de Dios.  1205010410279249-jesus-cries

Así como lo lees.  No viene de Dios.  ¿Por qué? Porque…

Ver original 223 palabras más

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La diferencia entre hombres y mujeres.

La diferencia entre hombres y mujeres.

Uno de los clásicos textos de Dave Barry. Nunca dejo de reirme.

Supongamos que Alfredo se siente atraído por una mujer llamada Marta . Él la invita a ver una película ; ella acepta ; y la pasan muy bien. Unas noches después la invita a cenar, y de nuevo se divierten. Continúan saliendo con regularidad y después de un tiempo, ninguno de los dos sale con nadie más.

Y entonces, una noche, mientras van en el carro de regreso a casa, a Marta le viene un pensamiento , y, sin pensarlo, ella dice en voz alta : “¿Te das cuenta de que esta noche, cumplimos exactamente seis meses de estar saliendo juntos? “

En ese momento se produce un silencio en el carro.

A Marta, le parece un silencio muy fuerte. Ella piensa: Me pregunto si se molestó por lo que le dije. Tal vez él se siente limitado por nuestra relación ; Tal vez piensa que estoy tratando de empujarlo a tener un compromiso que el quiere, o del que aún no está seguro.

Y Alfredo esta pensando: ¡Vaya! . Seis meses .

Y Marta esta pensando: Pero, bueno, ni siquiera yo estoy tan segura de que quiero este tipo de relación tampoco. A veces me gustaría tener un poco más de espacio, así que necesito un tiempo para pensar si realmente quiero que sigamos moviendonos como lo estamos haciendo, es decir…realmente… ¿hacia dónde vamos ? ¿Vamos a seguir viéndonos solo en este nivel de intimidad ? ¿Nos dirigimos hacia el matrimonio ? ¿Tendremos hijos? ¿Vivir juntos toda la vida? ¿Estoy preparada para ese nivel de compromiso ? ¿Realmente conozco a esta persona ?

Y Alfredo esta pensando: ….eso significa que…veamos…empezamos a salir en Febrero, después de que le hiciera el servicio al carro, lo que significa…veamos el kilometraje…¡Epa! ¡Necesito hacerle un servicio al motor!

Y Marta esta pensando: Está molesto . Puedo verlo en su cara: Tal vez estoy leyendo mal esta situación. Tal vez él quiere más de nuestra relación, más intimidad, más compromiso ; tal vez él se ha dado cuenta – incluso antes de que yo lo sintiera- que yo tengo algunas reservas. Sí, apuesto a que es eso. Es por eso que no le gusta hablar acerca de sus sentimientos. ¡Tiene miedo de ser rechazado!

Y Alfredo esta pensando: Voy a hacer que el mecánico revise otra vez la transmisión. No me importa lo que digan esos imbéciles, no hace los cambios bien. Y que ni siquiera traten de echarle la culpa al clima frío esta vez. ¿Qué clima frio? Estamos en verano, la temperatura esta a más de 30 grados y esta cosa hace los cambios como si fuera un camión de basuro, y yo le pagué a esos ladrones incompetentes 600 dólares.

Y Marta esta pensando: Está enojado . Y no lo culpo . Yo estaría enojada también. Me siento tan culpable, haciendolo pasar por esto, pero no puedo evitar lo que siento . Simplemente no estoy segura.

Y Alfredo esta pensando: Probablemente dirán que tiene una garantía de solo 90 días …¡basuras!

Y Marta esta pensando: Quizá soy demasiado idealista, esperando a un caballero que venga cabalgando en un caballo blanco, cuando estoy sentado al lado de una persona perfectamente buena, una persona con la que me gusta estar, una persona que de verdad me importa, un persona realmente parece preocuparse por mí. Una persona que está sufriendo por mi fantasía romántica de colegiala.

Y Alfredo esta pensando: ¿Garantía? ¿Quieren una garantía? Ya les voy a dar una garantía Voy a meterles su garantía por el…

” Alfredo, ” dice Marta en voz alta.

” ¿Qué? ” pregunta sobresaltado Alfredo.

” Por favor, no te tortures así”, dice ella, mientras sus ojos rebosan de lágrimas. “Tal vez nunca debería haber… oh, me siento tan … ” (Ella empieza a sollozar. )

” ¿Qué? ” pregunta Alfredo.

“Soy una tonta “, solloza Marta . “Quiero decir, sé que no hay ningún caballero . Realmente lo sé. Es una tontería . No hay caballero y tampoco hay un caballo.

“¿No hay caballo? ” dice Alfredo .

“¿Crees que soy una tonta, ¿no? ” dice Marta.

” ¡No!” dice Alfredo, contento de saber finalmente la respuesta correcta.

” Es que … es que yo. .. Necesito un poco de tiempo”, dice Martaa .

(Hay una pausa de 15 segundos, mientras que Fred, pensando lo más rápido que puede, trata de llegar a una respuesta segura . Finalmente se le ocurre una que cree que podría funcionar . )

” Sí “, dice . ( Marta, profundamente conmovida, le toca la mano. )

” Oh, Alfredo, ¿de verdad te sientes de esa manera? “, dice.

” ¿De qué manera? ” pregunta Alfredo.

“De esa manera acerca del tiempo “, dice Marta .

” Oh, ” dice Alfredo. ” Sí”. ( Marta se vuelve hacia él y lo mira profundamente a los ojos, lo que lo pone muy nervioso acerca de lo que podría decir a continuación, sobre todo si se trata de un caballo. Por fin ella habla . )

“Gracias, Alfredo, ” dice ella.

“Gracias a tí,” responde Alfredo.

Luego la lleva a su casa, y ella se acuesta en su cama, un alma torturada, en conflicto, y llora hasta el amanecer, mientras que cuando Alfredo vuelve a su casa, abre una bolsa de papalinas, enciende la televisión y se involucra profundamente con la repetición de un partido entre dos equipos que nunca había visto. Una pequeña voz en los recovecos más lejanos de su mente le dice que algo importante acaba de suceder allí en el coche, pero está casi seguro de que no hay manera que alguna podría entender lo que pasó, así que decide que es mejor no pensar en ello.

Al día siguiente, Martha llamará a su mejor amiga, o tal vez dos de ellas, y hablarán de esta situación durante seis horas seguidas. Con detalles precisos, van a analizar todo lo que ella dijo y todo lo que Alfredo dijo, dándole vueltas una y otra vez, la exploración de cada palabra, de cada expresión, y los gestos, buscando matices de significado, teniendo en cuenta todas las posibles ramificaciones .

Ellas continuarán discutiendo este tema, de vez en cuando, durante semanas, o meses quizás, nunca llegando a conclusiones definitivas, pero sin nunca aburrirse del tema tampoco.

Mientras tanto, Alfredo, mientras juega tenis un día con un amigo en común con Marta, hará una pausa justo antes de servir, fruncirá el ceño, y dirá: “Ramiro, ¿Marta es dueña de un caballo? “

Y esa es la diferencia entre hombres y mujeres.

 

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La solución para Guatemala

Esta es de esas iniciativas que no sabes si es una sátira genial o una estupidez monumental.

Al parecer, los problemas de Guatemala son de imagen… y se solucionará mandando un dentista chapín con una bandera al espacio.

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Marx y el Papa Francisco (primera parte)

MARX

¿Marx está inspirando al Papa?

Neoliberales contra Francisco (1)

La Evangelii Gaudium molesta a quienes afirman que el sistema capitalista es el mejor de los sistemas posibles

06.03.2014
Marcelo López Cambronero
La aparición de la Exhortación Apostólica “Evangelii Gaudium” el 24 de noviembre de 2014 ha levantado toda una polvareda dentro de los sectores neoliberales, no sólo fuera de la Iglesia, sino también dentro de ella. El motivo es la crítica que el Papa Francisco realiza al sistema económico capitalista y a su efecto sobre la vida social, incluso más allá de la economía.

En principio las palabras de Francisco no tendrían por qué tener nada de sorprendentes: las críticas al capitalismo han sido una constante en los documentos del Magisterio en las últimas décadas, aunque algunos se han empeñado en olvidarlas e incluso en insistir, al estilo de Michael Novak, en que los Papas eran partidarios de la economía liberal que se estaba imponiendo en el mundo. Novak y sus seguidores han realizado durante años una gran campaña en Estados Unidos y en los países liberados del yugo soviético para mostrar, por ejemplo, a un Juan Pablo II partidario del modelo capitalista-liberal.

Lo cierto es que esta postura, que ha calado profundamente dentro de algunos grupos conservadores de la Iglesia, no puede sostenerse si nos detenemos a leer los criterios promulgados por los diferentes Papas, especialmente a partir de la Rerum Novarum de León XIII promulgada en 1891 y que dio inicio a la Doctrina Social de la Iglesia. Juan XXIII, Pablo VI o Juan Pablo II no se alejaron de esta línea, sino que más bien la ahondaron con sus declaraciones y encíclicas, entre las que cabe destacar la Laborens Exercens, la Sollitudo Rei Sociales o la Centesimus Annus, todas de este último, al que en su momento se acusó, como hoy algunos acusan a Francisco, de ser afecto al comunismo y al pensamiento de Marx.

Tal vez las voces discordantes que ahora aparecen se deban a que la Exhortación va algo más lejos que los documentos anteriores, porque no realiza una crítica a los “excesos” del capitalismo, sino al propio sistema. Esta es una novedad que no debemos dejar escapar. Los neoliberales pueden aceptar que el modelo económico que defienden no es perfecto, e incluso que es en muchos aspectos mejorable, pero siempre les cabe aducir que es el más perfecto que ha existido hasta la fecha o que está en un proceso continuo de mejora. Para defenderse es cierto que no son capaces tanto de demostrar la valía en sí de este modelo como de contraponerlo con el comunismo, contraposición que utilizan como un mantra que, pasado el tiempo, ha dejado de tener efecto en muchos lectores de su propaganda. Sin embargo, las reflexiones de Francisco parecen apuntar a las bases mismas del pensamiento económico liberal, lo que hace tambalear todos los esfuerzos pasados por fomentar la falsa imagen de unos Papas procapitalistas.

El resultado es que en diversos países, aunque con mayor entusiasmo en Estados Unidos, se han levantado voces extraordinariamente críticas contra las posiciones expresadas por el Pontífice. Una de las más conocidas, por su repercusión mediática, ha sido la del líder de audiencia Rush Limbaugh, que en un editorial radiofónico posterior a la publicación de la Exhortación comentaba su sorpresa por “lo equivocado que está el Papa Francisco”, e incluso afirmaba que sus opiniones sobre economía son “vergonzosas y desconcertantemente erróneas” y llegaba a sugerir que no era posible que unas palabras así pudiesen haber sido escritas por un Pontífice de la Iglesia católica.

Pronto se unieron a esta opinión algunos de los líderes del Tea Party, como Jonathon Moseley (“Cristo está llorando en el cielo por las palabras del Papa”), el Senador por Texas Ted Cruz (“Está claro que no entiende el verdadero significado del cristianismo”), la congresista por Minnesota Michele Bachmann (“Este Papa suena como un comunista que odia América y no comprende la Biblia”), el showman  radiofónico Alex Jones (“Alguien ha implantado un microchip en el cerebro del Papa y tiene todo el control sobre lo que él dice o hace”) o la gobernadora de Alaska Sarah Palin (“El Papa Francisco podría venir a Alaska y ver lo que es realmente el cristianismo, porque a mí me parece que él es alguna clase de socialista progre que odia la libertad”). Incluso el popular comentarista de la revista Forbes Harry Binswanger publicó un contundente artículo titulado: “Las diez principales razones por las que Limbaugh tiene razón: los colaboradores del Papa son marxistas”.

No debemos creer que estas reacciones virulentas son exclusivas del Tea Party. La Fundación Heritage ha anunciado que va a enviar un estudio sobre la libertad económica en el mundo al Vaticano “para que el Papa reconsidere sus posiciones sobre economía”. Samuel Gregg, investigador del Instituto Acton para el Estudio de la Religión y la Libertad, ha puesto en duda que las afirmaciones del Papa se basen en un conocimiento real de los hechos. Greg Mankiw, Profesor de Ciencias Económicas en la Universidad de Harvard, cree que el Papa se refiere a ciertas posiciones teóricas del capitalismo con términos peyorativos que no favorecen “un debate abierto de perspectivas de pensamiento opuestas”. Tyler Castle, del American Enterprise Institute, interpreta que un Papa proveniente de Argentina no puede tener un conocimiento suficiente del capitalismo, lo que le lleva a emitir juicios erróneos sobre economía. El afamado teólogo Michael Novak, ya citado, ha incidido sobre esa misma línea interpretativa, apuntando además que éste no es un fenómeno nuevo en el papado, ya que Juan Pablo II tampoco comprendía el capitalismo en sus primeros años porque provenía de Polonia, un país que en aquel momento estaba bajo la órbita soviética. Tampoco en España, para terminar, han faltado las voces críticas: Libertad Digital publicó un extenso comentario de la Exhortación en el que no dejaba de destacar cómo los juicios sobre economía del Sumo Pontífice estaban equivocados, citando ejemplos que, en opinión de los redactores del texto, contradecían el pensamiento expresado por Francisco.

¿Por qué ha despertado nuestro Papa una reacción semejante de personas que, si bien no todas se consideran a sí mismas católicas sí que, en general, afirman ser religiosas y, más en concreto, cristianas? ¿Tiene la Exhortación errores de bulto de tal calado?

Uno de los temas más controvertidos, tal vez el que ha despertado la ira de los neoconservadores, es la descripción que Francisco hace de la teoría del “goteo”, del “trickle-down” o, como podemos leer en la Exhortación, del “derrame”, que aparece en el apartado número 54. Esta tesis se ha convertido en una de las posiciones centrales del capitalismo contemporáneo, especialmente dentro de un mundo globalizado y dominado por los flujos financieros. Según esta óptica la acumulación de dinero por parte de una clase adinerada no es óbice para la mejora del bienestar común sino que, bien al contrario –afirman-, es el verdadero motor del desarrollo de los países capitalistas en la actualidad. La cuestión es que se supone que la acumulación de capital en manos de unos pocos individuos finalmente repercutirá en el resto de la población por las actividades de inversión y donaciones que partirán de estos pocos beneficiados. De esta forma se anima a los gobiernos a introducir rebajas fiscales a las clases adineradas para promover el “exceso” de capital, confiando en que se termine vertiendo en el resto de capas de la sociedad. Así serán algunos sujetos individuales los que estimularán la economía en lugar del pesado aparato estatal.

Lo que Francisco afirma en su Exhortación es que una teoría así “jamás ha sido confirmada por los hechos” y que expresa “una confianza burda e ingenua en la bondad de quienes detentan el poder económico y en los mecanismos sacralizados del sistema económico imperante”. Después de recibir un aluvión de críticas como las que he indicado más arriba el Papa concedió una entrevista a Andrea Tornielli para La Stampa pero, lejos de corregir o matizar sus anteriores palabras, ahondó en las mismas indicando que “[algunos] suponen que todo crecimiento económico, favorecido por la libertad de mercado, logra provocar por sí mismo mayor equidad e inclusión social en el mundo. Se prometía que, cuando el vaso estuviera lleno, se desbordaría beneficiando a los pobres. Lo que realmente sucede es que, cuando está lleno, el vaso crece como por arte de magia, y así nunca sale nada para los pobres”.

La lectura detenida de los diferentes parágrafos de la Exhortación en los que el Papa trata la cuestión social nos permite entender que su crítica no se dirige exclusivamente contra una teoría como la del “goteo” que, como tal, puede ser más o menos acertada, sino contra los mismos fundamentos del pensamiento capitalista. En concreto los postulados contra los que el Papa se pronuncia, en diversas ocasiones, son más de fondo y afectan más al capitalismo y, en general, a la cultura contemporánea en la medida en que en muchos ámbitos –y de alguna manera en todos- es liberal. Se trata de la crítica a la consideración de que la economía es una ciencia autónoma y al presupuesto de que todos los agentes “racionales” actúan por interés –lo que además conlleva, gracias a una “mano invisible”, el crecimiento económico: sea egoísta por favor, eso ayuda al bien común-. Pero de esto, querido lector, hablaremos otro día, para no abusar de su ya castigada paciencia.

[Sobre esta materia es recomendable el artículo de Massimo Borghesi: “La bofetada de Francisco a los capitalistas católicos”]

 

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Mafalda, siempre actual

Imagen | Publicado en de | Deja un comentario