Sábado después del Miércoles de Ceniza

Isaías 58: 9b-14; Lucas 5:27-32

Conócete a ti mismo

Pero Jesús tomó la palabra y les dijo: «No son los sanos que tienen necesidad del médico, sino los enfermos. Yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores, para que se conviertan».

(Lucas 5:31-32)

Reflexión

En la vida espiritual, es muy importante crecer no solo en conocimiento y entendimiento de Dios, sino también en conocimiento y entendimiento de nosotros mismos. Confesar nuestros pecados en el sacramento de la reconciliación nos ayuda a desarrollar este conocimiento de nosotros mismos. Los santos tenían hambre de esto. Lo desarrollaron en horas de autoexamen y con la práctica consistente de la confesión.

Los santos conocían sus fortalezas y debilidades, sus faltas, fallas y defectos, sus talentos y habilidades, sus necesidades y deseos, sus esperanzas y sueños, su potencial y su propósito. No temían verse a sí mismos como eran realmente bajo la luz de la gracia de Dios en la oración. Ellos sabían que las cosas del mundo son pasajeras y que, cuando esta corta vida termine, estaremos todos desnudos ante la presencia de Dios. En ese momento el dinero, poder, estatus, posesiones y fama mundana no significarán nada. La única cosa que tendrá valor en ese momento es el carácter…la luz dentro de ti. Cómo dijo San Francisco de Asís alguna vez: “Recuerda, eres lo que eres a los ojos de Dios, y nada más”.

Conócete a ti mismo. Los dones del autoconocimiento incluyen la liberación de la imagen que el mundo tiene de quien eres (y quien deberías ser) y una insaciable compasión por los otros. Mientras más me conozco a mí mismo ( y a mis propias fracturas), soy más capaz de aceptar y amar a otros. Más aún, mientras más me conozco a mí mismo y a mis pecaminosidad, soy capaz de entender más a los otros y tolerar sus faltas, fallas, debilidades, adicciones y fracturas. El autoconocimiento crea la mejor forma de compasión.

El autoconocimiento también desinfla todo falso orgullo y egoísmo en nuestras vidas. El verdadero autoconocimiento te hace humilde, y dos personas humildes siempre tendrán una mejor relación que dos personas orgullosas. No digo que a veces. Siempre.

Meditación

¿Que tan bien me conozco a mí mismo? ¿Puedo hablar con alguien durante la Cuaresma que me ayude a evaluar tanto mis talentos como mis fallas?

Oración

Dios omnipotente y compasivo, escucha mi oración en esta Cuaresma. Ayúdame a aceptar que todo lo que soy y ser todo para lo que me haz creado. Ayúdame a reconocer que mi propias costumbres pecaminosas evitan que me convierta en un auténtico y verdadero yo. Déjame ver la auténtica belleza e integridad que haz creado en otros también, para que pueda juzgarlos menos y aceptarlos más. Amén.

Meditación por Matthew Kelly

Anuncios
Publicado en Catolicismo, Traducción | Etiquetado , , | Deja un comentario

Viernes después del Miércoles de Ceniza

Isaías 58.1-9a; Mateo 9, 14-15

El gozo de una conciencia limpia

Este es el ayuno que yo amo –oráculo del Señor–: soltar las cadenas injustas, desatar los lazos del yugo, dejar en libertad a los oprimidos y romper todos los yugos…

(Isaías 58:6)

Reflexión

Todos hacemos cosas cada día que son contrarios a las maneras de Dios, cosas que evitan que seamos la mejor versión de nosotros mismos. Luego acarreamos todo este equipaje con nosotros y esto nos afecta de maneras en que muchas veces ni siquiera nos damos cuenta. Nuestros pecados nos afectan física, emocional, intelectual, espiritual y psicológicamente. Afectan nuestras relaciones, nuestro trabajo, nuestra salud, nuestra claridad intelectual y nuestra habilidad para genuinamente abrazar y experimentar toda la vida.

El pecado limita nuestro futuro al encadenarnos al pasado. Sin embargo, la mayoría de la gente pueden convencerse a sí mismos de que el pecado no existe, que ellos no pecan, o que sus pecados no los están afectando personalmente. Pero si hacemos un inventario honesto de nuestros pensamientos, palabras y acciones, se puede ver claramente que cada uno de nosotros hace cosas que nos autodestruyen, ofenden a otros, son contrarias a las leyes naturales del universo, y entran en conflicto directo con los caminos de Dios: Si realmente pensamos que podemos cargar con todo esto dentro de nosotros y que no nos va a afectar, simplemente nos estamos engañando a nosotros mismos.

Si buscas paz en tu corazón, te invito personalmente a ir a confesión. No hay un tesoro en la vida igual a una conciencia limpia. Si quieres la alegría de una conciencia limpia, ve a confesarte. Si no has ido a confesión por mucho tiempo, tal vez es hora que lo hagas. Puede que hayan pasado diez años, o veinte, tal vez más tiempo. Jesús te dice: “No tengas miedo” (Mateo 14,27). Lleva los pecados de tu vida y colócalos a los pies de Jesús en este sacramento de reconciliación.

Dios puede ver tu potencial no realizado. Él ve no solo lo que eres, sino también lo que puedes ser. Pídele compartir esa visión contigo.

Meditación

¿Estoy dispuesto a hacer de la confesión una parte regular de mi vida? ¿Cuándo y cómo voy a empezar?

Oración

Dios de la humildad y la verdad, escucha mi oración en esta Cuaresma. Concédeme tu gracia y curación. Dame la fortaleza de ser honesto acerca de mis propias fallas y pecados. Ayúdame a renovar mi voluntad de ser una mejor persona y empezar de nuevo.  Amén.

Meditación por Matthew Kelly

Publicado en Catolicismo | Deja un comentario

Jueves después del Miércoles de Ceniza

Deuteronomio 30,15-20; Lucas 9.22 al 25

Imperfecto pero perfeccionable

¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si se pierde o se destruye a sí mismo?

(Lucas 9,25)

athletes running on track and field oval in grayscale photography

Reflexión

Cada viaje hacia algún lugar es un viaje que se aleja de algún otro lugar. Si necesitamos volvernos a Dios en este momento nuestras vidas, también necesitamos darle la espalda a lo que sea que nos aleje de Dios y nos mantiene alejados. Puede ser que ciertas personas que hayan alejado de Dios, tal vez las posesiones tan distraído de tu verdadero y auténtico ser, o tal vez el placer te ha seducido para caminar un camino que te aleja.

Sea lo que sea que te ha distraído, es importante que te des cuenta que no puedes viajar a un nuevo lugar y al mismo tiempo quedarte parado donde ya estás. Caminar con Dios requiere que ordenemos nuestras vidas y pongamos lo más importante en primer. A veces es igual de importante saber de que te estás alejando así como saber hacia dónde estás viajando.

El viaje hacia la mejor versión de ti mismo es un viaje que se aleja de los defectos de la versión actual de ti mismo. Cada día me encuentro haciendo cosas que son autodestructivas y que me hacen una peor persona. Digo cosas que lastiman a otros, o lastimo a otras al no decir las cosas. Éstos son pensamientos, palabras, y acciones que desvían del orden natural y me separan de la paz de saber que estoy contribuyendo positivamente al bien común en este gran universo. Me encuentro experimentando lo que Pablo describió: “No hago lo bueno que quiero hacer, sino lo malo que no quiero hacer”. (Romanos 7, 19)

Todos somos imperfectos pero perfectibles. La Iglesia nos abraza en nuestra debilidad, nos consuela en nuestras limitaciones, se esfuerza para sanarnos en nuestras enfermedades, y nos lleva de vuelta a la salud, haciendo que estemos enteros de nuevo. Y a través de este proceso, la Iglesia logra enfocar todos nuestros esfuerzos y luchas, no sólo por nuestro bien pero por el bien de toda la Iglesia, de hecho, de toda la humanidad.

Meditación

¿Puedo honestamente examinar los pecados y fallas que me mantienen lejos de ser la mejor versión de mí mismo? ¿Estoy dispuesto a ser más atento a lo que Dios está llamando a ser?

Oración

Dios de la humildad y la verdad, escucha mi oración en esta Cuaresma. Muéstrame el camino que lleva hacia ti. Ayúdame a conocerme mejor para que pueda saber cómo mejorar y por fin convertirme en la mejor versión de mí mismo para ti. Amén.

Meditación por Matthew Kelly

Publicado en Catolicismo, Traducción | Etiquetado , , | Deja un comentario

Miércoles de Ceniza

Joel 2, 12-18; 2 Corintios 5, 20-6.2; Mateo 6.1-6.16-18

Primer pilar de la Espiritualidad Católica: La confesión

Confesión

Reconciliarse con Dios

“Así que somos embajadores de Cristo, lo cual es como si Dios hizo de rogar a ustedes por medio de nosotros… Porque de él dicen las Escrituras “En el momento oportuno te escuché; en el día de la salvación te ayude”. Y ahora es el momento oportuno. ¡Ahora es el día de la salvación!”

(2 Corintios 5:20-6.2)

Reflexión

El pasado mucho de mi vida adulta hablando a grupos alrededor del mundo acerca de los siete pilares de la espiritualidad católica. Una de las preguntas que me hacen más frecuentemente es: “¿por qué pone a la confesión de primero?” Otros dicen: “Debería dejar que la gente se caliente y se sienta cómoda antes de hablarles acerca de la confesión”. Pero hay una razón por la cual puse a la Confesión como el primero de los siete pilares.

Cuando Juan el Bautista apareció por primera vez en el desierto de Judea, este fue su mensaje: “Vuelvan a Dios, porque el reino de los cielos está cerca”. Luego, cuando Jesús inició su ministerio, lo hizo con este mensaje: “Vuelvan a Dios, porque el reino de los cielos está cerca” (Mateo 4, 17).

Arrepentirse es una palabra poderosa. ¿Pero qué significa para ti y para mí, aquí y ahora, 2000 años después? Significa lo mismo que significó a la gente que caminaba por los caminos por numerosos en sus sandalias, intentando acercarse a Jesús mientras pasaba por su pueblo o aldea. Arrepentirse significa “volverse a Dios”.

Durante el día muchas veces me veo en necesidad de volverme a Dios, de maneras grandes y pequeñas. No es cuestión de culpa, ni es algo vergonzoso. Simplemente es que a su lado soy una mejor persona, un mejor hijo, esposo, padre, hermano, amigo, empleado y ciudadano. Pasado el tiempo, también me di cuenta (con mucho dolor), que cuando le doy la espalda a Dios también le doy la espalda a mi verdadero ser.

Meditación

¿Donde estoy en mi relación con Dios? ¿Necesito hoy volverme a Dios?

Oración

Dios de la bondad y misericordia, escucha mi oración en esta Cuaresma. Déjame ser honesto conmigo cuando mire dentro de mi corazón y mi alma, darme cuenta de las veces en las que te doy la espalda, luego que busque arrepentirme y regresará a tu amor. Que la humildad dirija mis esfuerzos de reconciliarme contigo y que pueda vivir siempre en tu gracia abundante. Amén.

Meditación por Matthew Kelly

Publicado en Catolicismo, Traducción | Etiquetado , , | Deja un comentario

Meditaciones para la Cuaresma, por Matthew Kelly

Este año, mi propósito de cuaresma es traducir estas meditaciones escritas por el autor australiano Matthew Kelly. Están contenidas en su libro “Rediscover Lent”, basado a su vez en “Rediscover Catholicism”, que sin duda recomiendo leer a todos los católicos, practicantes o que busquen practicar mejor.

Matthew Kelly ha identificado 7 pilares de la espiritualidad católica que nos permiten acercarnos más a Dios. Estos son los pilares que aparecerán en algunas de las meditaciones.

Iré publicando estas meditaciones a medianoche de cada día, y espero que traigan un fruto espiritual durante esta Cuaresma. Pido a Dios y al Espíritu Santo que estos textos traigan un fruto a tu vida.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

INTRODUCCIÓN

Los humanos tenemos un anhelo de acercamos a y un deseo a estar en comunión con Dios.

Mi pasaje favorito del Catecismo de la Iglesia Católica (CIC) aparece en la primera línea del primer capítulo, y dice: “El deseo de Dios está escrito en el corazón del hombre, porque el hombre fue creado por Dios y para Dios, y Dios nunca deja de atraer al hombre a sí mismo. Solo en Dios encontrará la verdad y felicidad que nunca deja de buscar”. (CIC #1).

Una de las más grandes tragedias del catolicismo moderno es que los católicos ya no son considerados personas espirituales. Si se hiciera una encuesta en las calles de cualquier ciudad hoy, y se pidieran 5 palabras para caracterizar a los católicos, sospecho que solamente un pequeño porcentaje dirían “orantes” o “espirituales”. La tragedia, sin embargo, no es como la gente percibe a los católicos, pero la posibilidad de que esta percepción refleje la realidad. Es una generalización, pero como católicos en este clima moderno, tenemos la tendencia a no tomarnos nuestra espiritualidad seriamente.

Durante las siguientes semana de Adviento, te invito a reflexionar conmigo acerca de los siete pilares de la espiritualidad católica. Estas anclas de nuestra fe combinan dos mil años de sabiduría espiritual en un puñado de ejercicios espirituales. Puede que sean prácticas antiguas, pero no te engañes al creer que ya no son relevantes para tu vida en el mundo moderno. Estas prácticas son dinámicas y siempre nuevas.

De vez en cuando leemos acerca de desastres naturales como tsunamis o huracanes que devastan ciudades con enormes olas. Al ver las noticias por televisión, siempre me asombra que algunos árboles son capaces de soportar el viento y las olas mientras que todo lo demás es derribado. ¿Cómo lo logran?

Con raíces fuertes y profundas.

Un árbol con raíces profundas puede soportar cualquier tormenta. En tu vida y en la mía, es solo cuestión de tiempo antes de que la siguiente tormenta llegue: una enfermedad, la muerte de un ser querido, desempleo, dificultades financieras, un niño con problemas, problemas matrimoniales o cualquier otra situación. Las tormentas de la vida son inevitables.

Así que la pregunta no es si habrá otra tormenta. La pregunta es: ¿Cuando vendrá la siguiente tormenta? Cuando la siguiente tormenta esté aquí, es muy tarde para hacer crecer las raíces. Cuando la siguiente tormenta esté aquí, o tienes las raíces o no las tienes.

Profundiza estas raíces, los siete pilares de la espiritualidad católica en tu vida y podrás soportar cualquier tormenta. Pero más que eso, mucho más que sobrevivir las tormentas de la vida, llegarás a conocer la vida abundante a la que Jesús nos invita experimentar tanto aquí como en la eternidad.

Publicado en Catolicismo, Traducción | Etiquetado , , | Deja un comentario

Fechas cursos Prematrimoniales – Parroquia Santo Domingo

prematrimonial

La Basílica de Nuestra Señora del Rosario, Parroquia de Santo Domingo, ofrece cursos prematrimoniales.

  • Curso intensivo de una semana (Lunes a Viernes)
  • Horario de 7:00 a 9:00 pm.

Las fechas de los cursos son:

  1. Enero: 21-25.
  2. Marzo: 18-22.
  3. Mayo: 27-31.
  4. Julio: 22-26.
  5. Septiembre: 23-27.
  6. Noviembre: 25-29.

Para inscribirse, favor comunicarse directamente a la Basílica, 12 Av. 10-09, Zona 1, Tels. 2502-2727 Fax: 2238-1021

Publicado en Catolicismo | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Día de Navidad

Día de Navidad

Isaías 52, 7-10; Hebreos 1, 1-10; Juan 1, 1-18



1 Al principio existía la Palabra,
y la Palabra estaba junto a Dios,
y la Palabra era Dios.

2 Al principio estaba junto a Dios.

3 Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra
y sin ella no se hizo nada de todo lo que existe.

4 En ella estaba la vida,
y la vida era la luz de los hombres.

5 La luz brilla en las tinieblas,
y las tinieblas no la percibieron.

(Juan 1, 1-5)

Reflexión

El espíritu de catolicismo es predominantemente uno de celebración, lo que es el genio y la orientación fundamental de nuestra vida. En este momento de la historia, tanto la vida como la fe están siendo atacados con la completa fuerza de una cultura corriendo hacia la auto-destrucción. Estos son ataques directos a la esencia de la persona humana.

Yo creo que la mejor manera de defender la vida es celebrar la vida. Yo creo que la mejor manera de celebrar la vida es vivir nuestras vidas plenamente…abrazar la vida con los brazos abiertos, dar nuestras vidas con entusiasmo al servicio de la humanidad, amar profundamente a la gente que se cruza en nuestros caminos, y sobre todo, abrazar a nuestro Dios. La vida no debe desperdiciarse (ni siquiera por un momento) porque la vida es preciosa.

Yo creo que la mejor manera de defender la fe es celebrar nuestra fe. La menor manera de celebrar el catolicismo es vivir la fe más plenamente cada día que pasa, permitiendo que llegue a cada rincón de nuestra vida. Cuando el catolicismo sea el fundamento de la vida humana, nuestra vida social, nuestra vida intelectual, nuestra vida espiritual, y nuestra vida profesional, entonces habremos establecido una vida integrada, una vida de integridad. Esta unidad de vida hablará más poderosamente de lo que las palabras pueden. Y si tan solo un manojo de personas en un lugar y un tiempo dieran su ser entero a buscar, descubrir, abrazar y vivir esta vida, ellos cambiarán todo el curso de la historia humana.

¿Que estamos celebrando como cultura? ¿Que estas celebrando? Te has convertido en la persona que eres debido a las cosas que celebras. Nuestra cultura se ha convertido en lo que es debido a las cosas que celebramos. Tu puedes celebrar lo que quieras. Puedes celebrar la vida y la fe. Puedes celebrar el amor y la honestidad, misericordia y perdón, amabilidad y generosidad. Puedes celebrar la verdad, la belleza, la bondad y la redención. Por otro lado, tu puedes celebrar la destrucción y paganismo. Tu puedes celebrar el odio y la violencia, el egoísmo y la codicia, desprecio y falta de respeto. Puedes celebrar la perversión, la corrupción, orgullo, engaño y condena. Pero una cosa es cierta: Nos convertimos en lo que celebramos.

Esta es una verdad inmutable que se encuentra en la vida de cada persona que alguna vez ha vivido. Nos convertimos en lo que celebramos. Es cierto no solo de la vida de una persona sino también de la vida de una familia. Es cierto de la vida de una nación, y  es cierto de la vida de la Iglesia.

¡Que comience la celebración!

Meditación

¿Como celebraré hoy y durante toda la temporada de navidad? ¿Cómo puedo extender esta celebración a cada momento de mi vida?

Oración del día de Navidad

Hoy yo canto junto a los ángeles, “¡Gloria a Dios en lo alto, y en la tierra, paz a los hombres de buena voluntad!” Jesús, tu eres la luz del mundo, que brilla a través de la oscuridad de nuestros días. Esta temporada de Navidad y a través de todo el año, Yo seré tu discípulo y seguiré tus pasos, llevando luz a toda la creación de Dios. Amen.

ACERCA DEL AUTOR

Matthew Kelly es el autor de 14 libros, con las mejores ventas en el New York Times, y un consultor de negocios a más de treinta y cinco compañías de las 500 de Fortune. Sus títulos incluyen: Redescubre el catolicismo. Viajando hacia nuestra Estrella del Norte espiritual, El ritmo de la Vida: viviendo cada día con pasión y propósito, y construyendo mejores familias.: Una guía práctica para criar hijos increíbles. Para aprender más acerca de su trabajo, visita DynamicCatholic.com.

Publicado en Catolicismo, Traducción | Etiquetado , | Deja un comentario