Sábado después del Miércoles de Ceniza

Isaías 58: 9b-14; Lucas 5:27-32

Conócete a ti mismo

Pero Jesús tomó la palabra y les dijo: «No son los sanos que tienen necesidad del médico, sino los enfermos. Yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores, para que se conviertan».

(Lucas 5:31-32)

Reflexión

En la vida espiritual, es muy importante crecer no solo en conocimiento y entendimiento de Dios, sino también en conocimiento y entendimiento de nosotros mismos. Confesar nuestros pecados en el sacramento de la reconciliación nos ayuda a desarrollar este conocimiento de nosotros mismos. Los santos tenían hambre de esto. Lo desarrollaron en horas de autoexamen y con la práctica consistente de la confesión.

Los santos conocían sus fortalezas y debilidades, sus faltas, fallas y defectos, sus talentos y habilidades, sus necesidades y deseos, sus esperanzas y sueños, su potencial y su propósito. No temían verse a sí mismos como eran realmente bajo la luz de la gracia de Dios en la oración. Ellos sabían que las cosas del mundo son pasajeras y que, cuando esta corta vida termine, estaremos todos desnudos ante la presencia de Dios. En ese momento el dinero, poder, estatus, posesiones y fama mundana no significarán nada. La única cosa que tendrá valor en ese momento es el carácter…la luz dentro de ti. Cómo dijo San Francisco de Asís alguna vez: “Recuerda, eres lo que eres a los ojos de Dios, y nada más”.

Conócete a ti mismo. Los dones del autoconocimiento incluyen la liberación de la imagen que el mundo tiene de quien eres (y quien deberías ser) y una insaciable compasión por los otros. Mientras más me conozco a mí mismo ( y a mis propias fracturas), soy más capaz de aceptar y amar a otros. Más aún, mientras más me conozco a mí mismo y a mis pecaminosidad, soy capaz de entender más a los otros y tolerar sus faltas, fallas, debilidades, adicciones y fracturas. El autoconocimiento crea la mejor forma de compasión.

El autoconocimiento también desinfla todo falso orgullo y egoísmo en nuestras vidas. El verdadero autoconocimiento te hace humilde, y dos personas humildes siempre tendrán una mejor relación que dos personas orgullosas. No digo que a veces. Siempre.

Meditación

¿Que tan bien me conozco a mí mismo? ¿Puedo hablar con alguien durante la Cuaresma que me ayude a evaluar tanto mis talentos como mis fallas?

Oración

Dios omnipotente y compasivo, escucha mi oración en esta Cuaresma. Ayúdame a aceptar que todo lo que soy y ser todo para lo que me haz creado. Ayúdame a reconocer que mi propias costumbres pecaminosas evitan que me convierta en un auténtico y verdadero yo. Déjame ver la auténtica belleza e integridad que haz creado en otros también, para que pueda juzgarlos menos y aceptarlos más. Amén.

Meditación por Matthew Kelly

Acerca de catolicochapin

Soy un hombre, católico, casado y chapín. Una de mis pasiones es la fotografía, y me gusta escribir, leer y hacer chistes. He tratado de ser de esos admirables católicos llenos de caridad en sus debates. Es inútil...soy demasiado sarcástico.
Esta entrada fue publicada en Catolicismo, Traducción y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s