Miércoles de Ceniza

Joel 2, 12-18; 2 Corintios 5, 20-6.2; Mateo 6.1-6.16-18

Primer pilar de la Espiritualidad Católica: La confesión

Confesión

Reconciliarse con Dios

“Así que somos embajadores de Cristo, lo cual es como si Dios hizo de rogar a ustedes por medio de nosotros… Porque de él dicen las Escrituras “En el momento oportuno te escuché; en el día de la salvación te ayude”. Y ahora es el momento oportuno. ¡Ahora es el día de la salvación!”

(2 Corintios 5:20-6.2)

Reflexión

El pasado mucho de mi vida adulta hablando a grupos alrededor del mundo acerca de los siete pilares de la espiritualidad católica. Una de las preguntas que me hacen más frecuentemente es: “¿por qué pone a la confesión de primero?” Otros dicen: “Debería dejar que la gente se caliente y se sienta cómoda antes de hablarles acerca de la confesión”. Pero hay una razón por la cual puse a la Confesión como el primero de los siete pilares.

Cuando Juan el Bautista apareció por primera vez en el desierto de Judea, este fue su mensaje: “Vuelvan a Dios, porque el reino de los cielos está cerca”. Luego, cuando Jesús inició su ministerio, lo hizo con este mensaje: “Vuelvan a Dios, porque el reino de los cielos está cerca” (Mateo 4, 17).

Arrepentirse es una palabra poderosa. ¿Pero qué significa para ti y para mí, aquí y ahora, 2000 años después? Significa lo mismo que significó a la gente que caminaba por los caminos por numerosos en sus sandalias, intentando acercarse a Jesús mientras pasaba por su pueblo o aldea. Arrepentirse significa “volverse a Dios”.

Durante el día muchas veces me veo en necesidad de volverme a Dios, de maneras grandes y pequeñas. No es cuestión de culpa, ni es algo vergonzoso. Simplemente es que a su lado soy una mejor persona, un mejor hijo, esposo, padre, hermano, amigo, empleado y ciudadano. Pasado el tiempo, también me di cuenta (con mucho dolor), que cuando le doy la espalda a Dios también le doy la espalda a mi verdadero ser.

Meditación

¿Donde estoy en mi relación con Dios? ¿Necesito hoy volverme a Dios?

Oración

Dios de la bondad y misericordia, escucha mi oración en esta Cuaresma. Déjame ser honesto conmigo cuando mire dentro de mi corazón y mi alma, darme cuenta de las veces en las que te doy la espalda, luego que busque arrepentirme y regresará a tu amor. Que la humildad dirija mis esfuerzos de reconciliarme contigo y que pueda vivir siempre en tu gracia abundante. Amén.

Meditación por Matthew Kelly

Acerca de catolicochapin

Soy un hombre, católico, casado y chapín. Una de mis pasiones es la fotografía, y me gusta escribir, leer y hacer chistes. He tratado de ser de esos admirables católicos llenos de caridad en sus debates. Es inútil...soy demasiado sarcástico.
Esta entrada fue publicada en Catolicismo, Traducción y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s