Día de Navidad

Día de Navidad

Isaías 52, 7-10; Hebreos 1, 1-10; Juan 1, 1-18



1 Al principio existía la Palabra,
y la Palabra estaba junto a Dios,
y la Palabra era Dios.

2 Al principio estaba junto a Dios.

3 Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra
y sin ella no se hizo nada de todo lo que existe.

4 En ella estaba la vida,
y la vida era la luz de los hombres.

5 La luz brilla en las tinieblas,
y las tinieblas no la percibieron.

(Juan 1, 1-5)

Reflexión

El espíritu de catolicismo es predominantemente uno de celebración, lo que es el genio y la orientación fundamental de nuestra vida. En este momento de la historia, tanto la vida como la fe están siendo atacados con la completa fuerza de una cultura corriendo hacia la auto-destrucción. Estos son ataques directos a la esencia de la persona humana.

Yo creo que la mejor manera de defender la vida es celebrar la vida. Yo creo que la mejor manera de celebrar la vida es vivir nuestras vidas plenamente…abrazar la vida con los brazos abiertos, dar nuestras vidas con entusiasmo al servicio de la humanidad, amar profundamente a la gente que se cruza en nuestros caminos, y sobre todo, abrazar a nuestro Dios. La vida no debe desperdiciarse (ni siquiera por un momento) porque la vida es preciosa.

Yo creo que la mejor manera de defender la fe es celebrar nuestra fe. La menor manera de celebrar el catolicismo es vivir la fe más plenamente cada día que pasa, permitiendo que llegue a cada rincón de nuestra vida. Cuando el catolicismo sea el fundamento de la vida humana, nuestra vida social, nuestra vida intelectual, nuestra vida espiritual, y nuestra vida profesional, entonces habremos establecido una vida integrada, una vida de integridad. Esta unidad de vida hablará más poderosamente de lo que las palabras pueden. Y si tan solo un manojo de personas en un lugar y un tiempo dieran su ser entero a buscar, descubrir, abrazar y vivir esta vida, ellos cambiarán todo el curso de la historia humana.

¿Que estamos celebrando como cultura? ¿Que estas celebrando? Te has convertido en la persona que eres debido a las cosas que celebras. Nuestra cultura se ha convertido en lo que es debido a las cosas que celebramos. Tu puedes celebrar lo que quieras. Puedes celebrar la vida y la fe. Puedes celebrar el amor y la honestidad, misericordia y perdón, amabilidad y generosidad. Puedes celebrar la verdad, la belleza, la bondad y la redención. Por otro lado, tu puedes celebrar la destrucción y paganismo. Tu puedes celebrar el odio y la violencia, el egoísmo y la codicia, desprecio y falta de respeto. Puedes celebrar la perversión, la corrupción, orgullo, engaño y condena. Pero una cosa es cierta: Nos convertimos en lo que celebramos.

Esta es una verdad inmutable que se encuentra en la vida de cada persona que alguna vez ha vivido. Nos convertimos en lo que celebramos. Es cierto no solo de la vida de una persona sino también de la vida de una familia. Es cierto de la vida de una nación, y  es cierto de la vida de la Iglesia.

¡Que comience la celebración!

Meditación

¿Como celebraré hoy y durante toda la temporada de navidad? ¿Cómo puedo extender esta celebración a cada momento de mi vida?

Oración del día de Navidad

Hoy yo canto junto a los ángeles, “¡Gloria a Dios en lo alto, y en la tierra, paz a los hombres de buena voluntad!” Jesús, tu eres la luz del mundo, que brilla a través de la oscuridad de nuestros días. Esta temporada de Navidad y a través de todo el año, Yo seré tu discípulo y seguiré tus pasos, llevando luz a toda la creación de Dios. Amen.

ACERCA DEL AUTOR

Matthew Kelly es el autor de 14 libros, con las mejores ventas en el New York Times, y un consultor de negocios a más de treinta y cinco compañías de las 500 de Fortune. Sus títulos incluyen: Redescubre el catolicismo. Viajando hacia nuestra Estrella del Norte espiritual, El ritmo de la Vida: viviendo cada día con pasión y propósito, y construyendo mejores familias.: Una guía práctica para criar hijos increíbles. Para aprender más acerca de su trabajo, visita DynamicCatholic.com.

Acerca de catolicochapin

Soy un hombre, católico, casado y chapín. Una de mis pasiones es la fotografía, y me gusta escribir, leer y hacer chistes. He tratado de ser de esos admirables católicos llenos de caridad en sus debates. Es inútil...soy demasiado sarcástico.
Esta entrada fue publicada en Catolicismo, Traducción y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s