VIERNES DE LA TERCERA SEMANA DE ADVIENTO

VIERNES DE LA TERCERA SEMANA DE ADVIENTO

Isaías 56, 1-3a.6-8; Juan 5,33-36

33 Ustedes mismos mandaron preguntar a Juan, y él ha dado testimonio de la verdad. 34 No es que yo dependa del testimonio de un hombre; si digo esto es para la salvación de ustedes. 35 Juan era la lámpara que arde y resplandece, y ustedes han querido gozar un instante de su luz.

Juan 5, 35-36

Reflexión

Dentro de cada uno de nosotros hay una luz. Es la luz de Dios, y cuando brilla refleja no solo la maravilla de Dios sino también la grandeza del espíritu humano. Vivimos en tiempos difíciles. Rezo que nunca nos volvamos temerosos, sino que más bien nos enfoquemos en alimentar la luz dentro de nosotros. Espero que permitamos esa luz dentro de nosotros alimentarse y crecer. La oscuridad tiene un enemigo que nunca puede vencer, y esta es la luz. ¡Deja brillar tu luz!

Mientras reflexionamos acerca de nuestras cortas y preciosas vidas, recordemos que estas son una transición a un larga y feliz eternidad. Teresa de Ávila nos alienta: “Recuerden que solo tienen un alma, que solo tienen una muerte para morir, que solo tienen una vida, que es corta y debe ser vivida solamente por ti, y solo hay una gloria, que es eterna. Si haces esto, habrán muchas cosas que no serán importantes para ti”.

Te corresponde a ti encontrar tu lugar en la historia de la humanidad. Nadie puede hacerlo por ti. Es un trabajo que no será terminado, a menos que lo hagas tú mismo. El mundo no necesita otra Madre Teresa. La Iglesia no necesita otro Francisco de Asís. El mundo te necesita. La Iglesia te necesita. La Madre Teresa tenía un papel que cumplir en el plan de Dios, y lo cumplió. Francisco tenía una misión que cumplir en el plan de Dios, y lo cumplió. Ahora te toca encontrar tu papel, tu lugar.

Meditación

¿Cuál es mi papel a jugar dentro de la Iglesia? ¿Cuál es mi misión en el mundo? ¿Como puede la luz dentro de mí guiar mis pasos por el camino del plan de Dios para mí?

Oración

Dios de la alegría, durante estos días a veces ocupados del Adviento, mantengo tu presencia ante mis ojos. Mi corazón está lleno de alegría por todo lo que tu haz hecho. Tu conoces las profundidades de mi alma, y sin embargo me amas con una ternura que está más allá de toda comparación.

Acerca de catolicochapin

Soy un hombre, católico, casado y chapín. Una de mis pasiones es la fotografía, y me gusta escribir, leer y hacer chistes. He tratado de ser de esos admirables católicos llenos de caridad en sus debates. Es inútil...soy demasiado sarcástico.
Esta entrada fue publicada en Catolicismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s