LUNES DE LA TERCERA SEMANA DE ADVIENTO

LUNES DE LA TERCERA SEMANA DE ADVIENTO

Números 24, 2-7. 15-17; Mateo 21, 23-27

5950375612_12f27d6889

La Autoridad de Jesucristo.

23 Jesús entró en el Templo y, mientras enseñaba, se le acercaron los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo, para decirle: «¿Con qué autoridad haces estas cosas? ¿Y quién te ha dado esa autoridad?».

24 Jesús les respondió: «Yo también quiero hacerles una sola pregunta. Si me responden, les diré con qué autoridad hago estas cosas. 25 ¿De dónde venía el bautismo de Juan? ¿Del cielo o de los hombres?». Ellos se hacían este razonamiento: «Si respondemos: «Del cielo», él nos dirá: «Entonces, ¿por qué no creyeron en él?». 27 Por eso respondieron a Jesús: «No sabemos». El, por su parte, les respondió: «Entonces yo tampoco les diré con qué autoridad hago esto».

(Mateo 21,23-25.27)

Reflexión

La vida de Jesucristo está grabada indeleblemente en la historia, ni la erosión del tiempo ni la devastación y efectos compuestos del mal han logrado borrar su influencia. Algunos crían que estaba loco, otros lo consideraban un inadaptado, un revoltoso, un rebelde. Fue condenado como un criminal, y sin embargo su vida y enseñanzas resuenan a través de la historia. Puedes alabarlo, estar en desacuerdo con él, citarlo, no creerle, glorificarlo o vilipendiarlo. Lo único que no puedes hacer es ignorarlo, y esa es una lección que cada era aprende a su manera.

No se puede ignorar a Jesús porque Él cambió las cosas. Él es el mayor agente de cambio en la historia de la humanidad. Él hizo andar a los lisiados, enseño a los simples, liberó a los cautivos, dio la vista a los ciegos, alimentó a los hambrientos, curó a los enfermos, consoló a los afligidos, afligió a los cómodos, y en todo esto, capturó la imaginación de cada generación.

Sus enseñanzas no son complejas o exclusivas, sino más bien simple y aplicable a todos, en cualquier lugar, en cada momento de la historia, sin importar la edad, color o estado de vida. Es el Evangelio, las buenas nuevas. En este y a través de este encontramos la salvación. Parte de esta salvación es la felicidad…no la tonta, vacía felicidad que esta era moderna asocia con obtener lo que quieras. Sino más bien, una felicidad más profunda y más alta de cualquiera que podamos imaginar o diseñar para nosotros.

Meditación

¿Cómo veo a Jesús? ¿Cómo un amigo, maestro, director espiritual, modelo de vida?

¿Cómo ha afectado mi vida mi relación con Jesucristo?

Oración

Dios de la alegría, durante estos días a veces ocupados del Adviento, mantengo tu presencia ante mis ojos. Mi corazón está lleno de alegría por todo lo que tu haz hecho. Tu conoces las profundidades de mi alma, y sin embargo me amas con una ternura que está más allá de toda comparación.

Anuncios

Acerca de catolicochapin

Soy un hombre, católico, casado y chapín. Una de mis pasiones es la fotografía, y me gusta escribir, leer y hacer chistes. He tratado de ser de esos admirables católicos llenos de caridad en sus debates. Es inútil...soy demasiado sarcástico.
Esta entrada fue publicada en Catolicismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s