DOMINGO DE LA TERCERA SEMANA DE ADVIENTO

DOMINGO DE LA TERCERA SEMANA DE ADVIENTO

Ciclo A: Isaías 35, 1-6a.10; Santiago 5,7-10; Mateo 11,2-11

Ciclo B: Isaías 61,1-2a.10-11; Tesalonicenses 5,16-24; Juan 1,6-8.19-28

Ciclo C: Sofonías 3,14-18a; Filipenses 4,4-7; Lucas 3,10-18

Beato-Juan-Pablo-II-orando

Un lugar profundo de oración

23 Y él les dijo: «Yo soy una voz que grita en el desierto: Allanen el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías».

26 Juan respondió: «Yo bautizo con agua, pero en medio de ustedes hay alguien al que ustedes no conocen: 27 él viene después de mí, y yo no soy digno de desatar la correa de su sandalia».

(Juan 1,23.26-27)

Reflexión

¿Alguna vez viste al Papa Juan Pablo II rezar? Cada mañana, él celebraba misa en su capilla privada junto con unos 20 invitados. Quizás tuviste la suerte de estar presente. Si no, tal vez pudiste ver cobertura televisiva de esas misas.

Cuando este hombre se arrodillaba después de la comunión, cerraba los ojos y se iba a un lugar profundo dentro de sí. Una vez estaba allí, nada ni nadie lo distraía. Él podía ir a ese lugar profundo dentro de sí, y desde ese lugar sacaba el fruto de su vida: sabiduría, compasión, generosidad, entendimiento, paciencia, valentía, percepciones, perdón, humildad y un amor tan patente que casi podías tocarlo.

Lo más increíble es que si ponías a este hombre en un estadio de fútbol con cien mil personas y un millón de distracciones, él aún se arrodillaba después de la comunión, cerraba sus ojos y se iba a ese lugar profundo dentro de tu mismo donde se conectaba con Dios. No permitía que nada lo distrajera de su oración. Fue desde este lugar que él vivió su vida.

Encuentren este lugar dentro de ti. Si no haces nada más en tu vida, encuentra ese lugar y empieza a vivir desde allí. Pido poder visitar este lugar dentro de mí, e ir más y más frecuentemente.

¿Hago tiempo para oración cada día? ¿De que maneras me puedo enfocar más en Dios y profundizar mi oración?

Oración

La oración para esta semana esta basada en 1 Tesalonicenses 5,16-22:

“Estén siempre alegres. Oren sin cesar. Den gracias a Dios en toda ocasión: esto es lo que Dios quiere de todos ustedes, en Cristo Jesús. No extingan la acción del Espíritu; no desprecien las profecías; examínenlo todo y quédense con lo bueno. Cuídense del mal en todas sus formas”. Claramente, el tema es el gozo, y mientras esperamos la celebración del nacimiento de Jesús, nuestros corazones están llenos de esperanzas y expectativas para la venida de la Palabra hecha carne.

Dios de la alegría, durante estos días a veces ocupados del Adviento, mantengo tu presencia ante mis ojos. Mi corazón está lleno de alegría por todo lo que tú haz hecho. Tú conoces las profundidades de mi alma, y sin embargo me amas con una ternura que está más allá de toda comparación.

Anuncios

Acerca de catolicochapin

Soy un hombre, católico, casado y chapín. Una de mis pasiones es la fotografía, y me gusta escribir, leer y hacer chistes. He tratado de ser de esos admirables católicos llenos de caridad en sus debates. Es inútil...soy demasiado sarcástico.
Esta entrada fue publicada en Catolicismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s