Preparación teológica para el Apocalípsis Zombie

Traducido de Church Pop

zombie-thomas-aquinas-700x474

Si alguna vez has leído la obra de Santo Tomás de Aquino, la Summa Theologica, algunos pensamientos seguramente te pasaron por la mente. Primero: “¡Esta es una obra maestra!” seguida rápidamente por “…pero ¿porqué no hay una sección respecto al apocalípsis zombie?”

No me malinterpreten. La Summa es absolutamente impresionante. Por su amplitud (2669 artículos, cada uno cuidadosamente examinado, cubriendo 512 preguntas teológicas y filosóficas), en su profundidad (Tomás fue el más brillante de los escolásticos, una de las mentes más brillantes producidas por la Iglesia, con un genio casi sin paralelo en la historia de la humanidad), y en sus grandes alturas (Santo Tomás fue también, por supuesto, un gran santo y un Doctor de la Iglesia).

Pero la Summa no fue completada. Él murió antes de completar la Tercera Parte, que cubre el tema del fin del mundo. Quizás por esa razón, Tomás nunca llegó a tocar las implicaciones morales de un apocalípsis Zombie.

lazarus

Debido a que este tema es demasiado importante para no completarlo, humildemente presento lo que Tomás podría (o quizás, debería) haber dicho acerca de este tema.

Artículo 1.

Acerca de si las almas de aquellos que se convierten zombies están en el infierno.

Objeción 1

Podría parecer que así como la incorruptibilidad de los cuerpos de ciertos santos evidencia su santidad y su elección, la reanimación de los cuerpos de ciertos individuos en forma de zombies evidencia su corrupción y su reprobación.

Objeción 2

Además, Davíd proclama en el Salmo 16:9-11 “Se alegró por tanto mi corazón, y se gozó mi alma;
Mi carne también reposará confiadamente; Porque no dejarás mi alma en la tumba,Ni permitirás que tu santo vea corrupción.
” Y sin embargo incluso la corrupción del cuerpo es preferible a ser reanimado como zombie.

Por lo tanto, aquellos que se convierten en zombies puede parecer que han sido totalmente abandonados por Dios en su muerte y reprobados.

Al contrario, después de que Cristo le dice a Pedro que va a morir (Juan 21:19), Él le dice acerca del Discípulo Amado “Si quiero que él permanezca hasta que yo vuelva, ¿qué te importa a ti? Tu sígueme.” (Juan 21:22)

Rudolf_Schiestl_Bauernkrieger_und_der_Tod

Yo contesto que,

la gracia de la incorruptibilidad del cuerpo no se le da a todos los santos, sino que a unos pocos. Y así como el cuerpo de un hombre justo puede corromperse, también es posible que sea reanimado como un zombie devorador de carne. Ya que sabemos que “[por] fe José, cuando su final estaba cerca, habló acerca del éxodo de los Israelitas de Egipto y les dio instrucciones acerca de sus huesos” (Hebreos 11:22). Por tanto, mientras el vivió y murió por fe, su cuerpo se redujo a huesos (Éxodo 13:19). Porque incluso Marta, la hermana de Lázaro, temía que su cuerpo olería a muerte (Juan 11:39), a pesar de que ella no dudaba de su santidad (Juan 11:24). Y tal como los cuerpos de los justos pueden volverse esqueletos, o deteriorarse o pudrirse en la tierra, de la misma manera pueden volverse zombies.

Respuesta a la Objeción 1.

Los cuerpos de muchos de los grandes santos se degradaron al morir (Mateo 14:9-10) o después. Por un tiempo, Elías fue preservado de la muerte y la corrupción (2 Reyes 2:11) Elíseo no lo fue (2 Reyes 13:21). Y sin embargo Elíseo no era inferior a Elías en santidad, ya que recibió una doble porción del espíritu de Elías (2 Reyes 2: 9-12). Por lo tanto, el cuerpo de un hombre que muere en estado de gracia puede preservarse inviolable, puede pudrirse en la tierra o ser reanimado en forma de zombie.

Respuesta a la Objeción 2.

Pedro nos dice que el profético Salmo 16 no se cumplió durante la vida de David, sino que solo en la vida de Jesucristo (Hechos 2:25-34). Sin embargo David era un hombre que agradaba a Dios (1 Samuel 13:14). Por lo tanto, la corrupción de la tumba, incluyendo la zombificación, no es una prueba de reprobación.

skeleton-attacking

Artículo 2.

Acerca de si los zombies experimentarán la resurrección del cuerpo.

Objeción 1

Podría parecer que como los zombies ya se han levantado de entre los muertos, ellos no experimentarán la resurrección del cuerpo al final de los tiempos. Para Pablo, usando la imagen de la cosecha, dice de la resurrección de los muertos que el “Lo que se entierra es corruptible; lo que resucita es incorruptible.” (1 Corintios 15:42). Justo como una planta no puede ser cosechada dos veces, podría parecer que los zombies, que ya se han levantado como los hambrientos muertos vivientes, no pueden levantarse de nuevo en gloria incorruptible.

Además, para que los zombies experimenten la resurrección de los muertos, deberían haber muerto una segunda vez, pero la Escritura dice que “El hombre está destinado a morir una vez, y después de eso enfrentar el juicio” (Hebreos 9:27). Por lo tanto, podría parecer que los zombies no pueden morir dos veces, y por lo tanto, no pueden resucitar dos veces.

Objeción 2

El Credo Niceno declara, “Espero la resurrección de los muertos, y la vida del mundo futuro.” Sin embargo, los cuerpos de los zombies son una visión de un horror terrible, y una eternidad con criaturas como esas no es algo que debamos esperar. Por tanto, podría parecer que los zombies no participarán en la gloriosa resurrección de los muertos.

Al contrario, “No se admiren de esto, porque va a llegar la hora en que todos los muertos oirán su voz
y saldrán de las tumbas. Los que hicieron el bien, resucitarán para tener vida; pero los que hicieron el mal, resucitarán para ser condenados
” (Juan 5 28-29).

A lo que respondo que,

la Escritura dice que todos serán restaurados en la resurrección del cuerpo. Los elegidos a la eterna gloria, y los reprobados a la condenación eterna. Porque el SEÑOR dijo a Daniel, “Muchos de los que duermen en la tumba, despertarán: unos para vivir eternamente, y otros para la vergüenza y el horror eternos” (Daniel 12:3). Por lo tanto, todos, estén salvados o condenados, sean zombies o no, estarán ante el Trono de Dios en su cuerpo mortal durante el Juicio.

Respuesta a la Objeción 1.

El teólogo dice que los milagros de Cristo no estaban destinados para durar una eternidad, sino simplemente durante su vida, al decir que “respecto a las obras del Señor y Salvador Jesucristo, los ojos abiertos de los ciegos fueron cerrados por la muerte, los miembros sujetos de los paralíticos fueron soltados por la muerte y cuanto fue sanado temporalmente en los miembros mortales falló al final” (San Agustín, Tratado 17 sobre Juan) Por tanto, sabemos que Lázaro, que resucitó una vez de los muertos (Juan 11:44), durmió en la muerte nuevamente. Cuando la Escritura habla del destino del hombre a morir una vez, es entonces el destino natural del hombre del que se habla, no del poder de Dios. Porque así como Lázaro tuvo que morir dos veces, al igual al hombre que toco los huesos de Elíseo (2 Reyes 13:21), el profeta Elías nunca probó la muerte (2 Reyes 2:11). De igual manera, mientras que una planta no crece para ser cosechada dos veces, “de estas piedras Dios puede sacar descendientes de Abraham” (Mateo 3:9) .

Respuesta a la Objeción 2.

La resurrección será gloriosa para los salvos, pero no para los condenados. Sin embargo esperamos esta resurrección porque esperamos en Dios, como dice Pablo. “Y tengo, lo mismo que ellos, la esperanza en Dios de que los muertos han de resucitar, tanto los buenos como los malos. “ (Hechos 24:15)

images

Además, mientras los cuerpos de los zombies son horripilantes ahora, no lo serán durante la resurrección. Ya que Tertuliano nos dice que “la vida es otorgada por Dios, así que es restituida por Él… Así como somos cuando la recibimos, así seremos cuando la recobremos. Todas las cosas vuelven a su estado cuando se han desvanecido: todas las cosas empiezan de nuevo cuando dejan de ser. Se acaban para hacerse: nada perece sino para vivir. Luego todo este orden de sucesiva revolución de las cosas está dando testimonio de la resurrección de los muertos. ” (De Resurrectione Carnis, 59).

Por tanto, Él promete la sanación y glorificación del cuerpo de “cuando esté muerto, cuando esté frío, cuando esté cadavérico, cuando esté tieso y cuando sea un cadáver” (Id).

Que los cuerpos de los zombies sean horribles en esta vida no significa que no sean restaurados y glorificados en la próxima. Como dice Pablo, el cuerpo, “Lo que se entierra es despreciable; lo que resucita es glorioso.” (1 Corintios 15:43).

Anuncios

Acerca de catolicochapin

Soy un hombre, católico, casado y chapín. Una de mis pasiones es la fotografía, y me gusta escribir, leer y hacer chistes. He tratado de ser de esos admirables católicos llenos de caridad en sus debates. Es inútil...soy demasiado sarcástico.
Esta entrada fue publicada en Catolicismo, Humor, Traducción y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Preparación teológica para el Apocalípsis Zombie

  1. jesus ayala dijo:

    a no mames esta un 10!!!!!

  2. HUGO DOMÍNGUEZ OAXACA dijo:

    excelente!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s