El ayatollah chapin…

Hace algunos días se inauguró en Carretera a El Salvador el Mega-templo “Ciudad de Dios”, construido por la congregación de Cash Luna, que posiblemente el más grande del país (no se como se compara con la Mega-Frater), ambos verdaderas obras colosales de arquitectura… aunque parezcan cubiletes.

catolicochapin.wordpress.com

Los Mega Cubiletes

Todo esto alineado a la Teología de la Prosperidad, esa aberración que se describe perfectamente en este artículo que ví en un períodico:

Para Cristianos VIP

De hecho de que esto es resultado de una teología amañada y que logra hacer una “virtud” el hecho de ser una persona que se mueve por el dinero, al igual que Ayn Rand cuando proclama que el egoísmo es una virtud preferible a la caridad. Por lo menos ella no oculta que es atea y no comete simonía como Cash.

Teología de la prosperidad catolicochapin.wordpress.com

Teología de la Prosperidad

Pero dejemos a la Teología de la Prosperidad para otro post y toquemos un tema que surgió en las redes sociales, y que se puso en el tapete por los cibernautas chapines unos tres días antes de que se olvidaran del asunto completamente y se pusieran a alegar de algo distinto. El tema fue la separación Estado-Iglesia.

Obviamente la inauguración de tan grande templo fue un gran evento, con todo tipo de invitados y personalidades presentes. Estuvieron presentes más de tres mil extranjeros, según los datos del comúnicado de prensa y el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina. Pronunció un discurso, pero ni siquiera fue quien inauguró el templo. Parece ser que en su discurso dijo algo como: “Si todos siguiéramos los principios cristianos seríamos un país en paz”

Por la reacción del ciberespacio chapín, hubiera parecido que dijo algo así como: “Vamos modificar la constitución para eliminar todo credo o in-credo que no sea cristiano evangélico. Además vamos a prohibir las telenovelas”.

Ahora bien, esto es debido a tener, no una visión laica, sino laicista de la separación que debe existir entre Estado e Iglesia. Si bien la gran mayoría de los países son laicos, no se pueden llamar “ateos” más que a unos pocos, como Corea del Norte, China, Camboya, etc.

Por alguna razón nunca son puestos como modelo ni siquiera por los ateos, a pesar de que oficializan sus creencias. Mas bien se ponen como ejemplo de Estados laicos países como Holanda, Suecia, Suiza, Noruega, donde jamás se vería algo como un jefe de Estado en un acto religioso, porque eso significaría un movimiento hacia una teocracia Y LOS PAISES CIVILIZADOS JAMAS PODRÍAN PERMITIR SEMEJANTE…

Harald V, rey de Noruega y oficialmente líder de la Iglesia de Noruega.

Menos mal que no hay símbolos cristianos en la bandera…

Rey de Suecia en un acto religioso

Holanda coronó a su rey…en una catedral

El Estado laico debe ver las cosas desde un lugar común para todos los miembros de su sociedad. Después de todo, el Presidente y el Estado representan a la unidad nacional. Pero eso no se logra si estos actores sociales se comportan como dos muchachitas de 14 años que ni se hablan, ni quieren que nadie de sus amiguitas les hable tampoco.

No es una buena idea que nuestros modelos a seguir sean adolescentes.

Si bien el Estado no debe ser confesional, no quiere decir que no pueda sostener un dialogo con otros actores sociales. No podemos pretender tener un país funcional si las partes no dialogan entre sí.

Conflictividad social en Guatemala

Incluso en Estados Unidos, donde se ha litigado contra los Nacimientos puestos en espacios públicos, el Presidente Obama, que no es considerado por los religiosos alguien muy amigable, participa en un desayuno de Oración sin que nadie crea que el Congreso será sustituido por un montón de clérigos.

Existe, sin embargo, una idea revolucionaria: El Estado y las Iglesias pueden cooperar

Si nos serenamos un poco, podemos ver que en realidad la política y la religión están al servicio de los hombres, y buscan que su progreso (en teoría, al menos).

Políticos

Existen muchísimos ejemplos de cooperación entre ambas. En España, por ejemplo, el Estado recauda dinero que los ciudadanos dan voluntariamente. Y no se necesita ser católico, incluso ateos consideran que el trabajo que hace Cáritas no lo podría hacer mejor el gobierno. En Estados Unidos las organizaciones católicas canalizan fondos de cooperación más eficazmente. Existen iniciativas de educación, de ayuda social, manejo de desastres, etc.

En Guatemala no existe (o por lo menos se si exista) esta relación de cooperación (excepto en casos de desastres naturales). Esto se explica recordando nuestra historia. Justo Rufino Barrios ya se encargó a partir de 1871 de combatir a la Iglesia. Fueron expulsadas las ordenes religiosas, el arzobispo de Guatemala, y la Iglesia fue expropiada. De allí que la Universidad estatal se llame Universidad de “San Carlos” y que el hospital general se llame “San Juan de Dios”. El resto del dinero se lo gastó el Estado, y recién en 1982 (¡un siglo después!) se le permite constitucionalmente a la Iglesia católica regular la posesión de propiedades.

Si bien hasta 1871 el estado era oficialmente católico, Justo Rufino Barrios no sólo lo volvió “laico” (en el sentido laicista), sino que invitó a los primeros presbiterianos a instalarse en Guatemala. Pueden ver como ejemplo a la Iglesia Presbiteriana Central, en la calle de atrás del Palacio Nacional.

“¿Crees que el Estado esta favoreciendo a una religión sobre otra?
Discútelo con el pelotón de fusilamiento”

Desde entonces se ha conocido la influencia protestante en nuestro país. Con el tiempo han llegado a tener una importante cantidad de seguidores (he escuchado cifras que van desde el 40 hasta el 60%), aparte de un importante resurgimiento de la espiritualidad maya.

El Presidente y la vice en una ceremonia maya

El punto es que nuestro país es un país netamente creyente. Nadie aquí se escandaliza porque se agradezca a Dios haber podido inaugurar una carretera. No significa que seamos santos y grandes cristianos, de hecho podríamos ser mucho mejores, pero la religiosidad es parte de nuestra cultura. Y aún siendo mayoría, no hay algún movimiento para fundar una teocracia. Obviamente nunca falta algún loco impráctico, pero ninguna iglesia pide ser religión oficial, por ejemplo. O por lo menos no desde hace mucho tiempo.

Con Benedicto XVI

¿Entonces, cual es el problema?

Pareciera ser que la agresividad contra la religión esta ligada al tráfico (por ejemplo, vean lo que pasa cuando sale una procesión en el centro, o por ejemplo esta inauguración de Casa de Dios). Sin embargo, esta cantaleta de separación Iglesia / Estado trata en realidad de callar la opinión religiosa en los asuntos que incumben a la sociedad.

Aquí dejo de generalizar acerca de las iglesias protestantes, ya que no puedo saber su posición respecto a varios temas. Además, están tan fragmentadas que difícilmente pueden ponerse de acuerdo entre ellas. Se han retirado ellos mismos a sus templos, lujosos o no, y están esperando el rapto, mientras evitan enfrentarse a la tribulación en la que ya vivimos. Mientras tanto, ¡que Dios los prospere!

Si bien la Iglesia universal y los estados pueden cooperar, también es posible que estén en franco desacuerdo respecto a ciertos temas. Y cuando se toca algún tema considerado no-negociable por la Iglesia, al cual se opone, entonces automáticamente esta opinión se tacha de interferencia religiosa.

Algunos temas son:

• El aborto, que no es un tema religioso. Es un tema de derecho a la vida, el cual se supone todos los seres humanos defendemos. Sin embargo, se trata como un tema económico.

La teoría de género, que es una filosofía que no se puede apoyar ni en la historia, la biología, la psicología ni antropología.

“Todo eso es una construcción machista”

• Matrimonios “alternativos”: Un subproducto de la teoría de género, que trata de ignorar las voces de alerta acerca de las consecuencias sociales y para los niños.

• El capitalismo salvaje, que convierte al hombre en un medio de producción y nada más.

• El socialismo extremo, que hace exactamente lo mismo.

¿Qué debemos hacer nosotros los católicos?

Pues formarnos e informarnos. Después de todo, ni los obispos ni los sacerdotes están (¡o no deberían estar!) interesados en meterse en política. Esto es algo que nos corresponde a los laicos. Así que… a cumplir nuestro papel, desde donde sea que nos encontremos. Y principalmente, no intimidarnos ante este seudo-argumento y seguir aportando al dialogo en nuestra sociedad. ¡Y a orar por nuestros gobernantes!

Anuncios

Acerca de catolicochapin

Soy un hombre, católico, casado y chapín. Una de mis pasiones es la fotografía, y me gusta escribir, leer y hacer chistes. He tratado de ser de esos admirables católicos llenos de caridad en sus debates. Es inútil...soy demasiado sarcástico.
Esta entrada fue publicada en Apologética, Catolicismo, Doctrina Social de la Iglesia, Guatemala, Secularismo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El ayatollah chapin…

  1. Pingback: La Biblia en las escuelas | Católico Chapín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s