Porqué el Superhombre siempre fracasará (o la importancia de una buena antropología)

Existe un indicador infalible para conocer si una sistema filosófico esta destinado al fracaso. Si tiende a mostrar las cosas de este mundo como marchitas, sin viabilidad, vitalidad y carentes de su propia belleza. Siempre consiste en un ideal secreto que busca comparar al ser humano con algo que no es, comparando al hombre con un monstruo venido de Marte, con el Hombre Sabio de los estoicos  el Homo Económicus de los Fabianos, con el John Galt de Ayn Rand, con el Hombre Nuevo del Comunismo, [el/la] criatura bípeda con sexo y género “a la carta” de la Teoría del Género, el Ubersmench de Nietzsche.

Super-lo-que-sea-que-es

Ahora bien, tener un estándar inflexible interior puede ser una cosa muy buena, o algo muy malo, excelente o desafortunado, pero a la larga es no ver las cosas como son en realidad.

Es como ver a Wolverine con sus cuchillas y luego quejarse de que los hombres solo tienen unas simples manos, o imaginarse a alguien con cien ojos y luego despreciar al que solo tiene dos como si fuera un ciego. Es imaginarse a un John Galt como un semi-dios con una infinita claridad mental y luego ver a todos los hombres como idiotas.

“Estos no concuerdan con mis teorias”

Cuando en realidad vemos a los hombres como son, no los criticamos, sino que los admiramos, y con razón. Porque este animal, con ojos misteriosos y milagrosos pulgares opuestos, con sueños extraños en su cabeza y con sentimentalismos hacia algunos lugares y hacia otras personas, sin pelo que le abrigue, sin garras ni mandíbulas que le permitan sobrevivir, es algo ante lo cual realmente nos debería poner nerviosos. Es solo al compararlo con algo distinto que nos podemos tranquilizar en su presencia. Un sentimiento de superioridad nos mantiene tranquilos y prácticos; los puros hechos deberían hacer que nos arrodillarnos ante el ser humano con un sentimiento religioso. Es el hecho de que cada vida es un prodigio sin igual. Es el hecho de que cada cara que vemos en la calle es una historia inesperada.

Toda vida es un milagro.

Lo que evita que un hombre se de cuenta de esto no es ser objetivo o experimentado, es simplemente un hábito pedante de comparar entre una cosa y otra.

Muchas de estas filosofías, mostrándose aparentemente muy humanas, terminan siendo en este sentido inhumanas. Han sido infectados con la debilidad de Nietzsche, la extraña creencia de que mientras más grande y fuerte sea un hombre, más debe despreciar a las otras cosas. La actitud de desprecio ante los grandes imperios y civilizaciones, no significa que vea las cosas como en realidad son, por mucho que se llamen “objetivistas”.

 

“Soy mejor que todos ustedes mis seguidores”

Serían más convincentes si vieran con sorpresa religiosa sus propias manos frente a ellos. “¿Qué son estas dos cosas que veo a cada momento? ¿qué me sirven cada día y no se porqué?” La verdad es que, toda genuina contemplación depende de un fuerte sentimiento de humildad.

¡Que gran milagro son estas manos!

El aspirante a Super-Humano nos dice “Bienaventurado quien no espera nada, porque no será decepcionado”, pero se equivoca. En realidad debemos decir, “Bienaventurado quien no espera nada, porque será sorprendido”. Quien no espera nada ve la flores más coloridas que el hombre común, encuentra la belleza donde nadie se molesta en ver. Es cuando comprendemos que tenemos que aprender todo, porque realmente vemos que no sabemos nada.

Y es curiosamente la ausencia de esta insignificante cosa, la humildad, la que viene de la mano de la insistencia de un Super-humano. Después de insultar a la gente por mucho tiempo por no ser “progresistas” (en su definición particular de “progreso”), los que siguen dichas filosofías llegan a la conclusión de que es dudoso que exista un ser humano bípedo actualmente que pueda ser progresivo de alguna manera. Llegando a dudar si es posible que la humanidad se combine con dicho  “progreso”, la mayoría de las personas, sin problema, elegirían abandonar el “progreso” y quedarse con la humanidad.

Sin embargo, aquellos que no son fácilmente complacidos, deciden tirar a la humanidad con todas sus limitaciones y seguir ciegamente al “progreso” debido a su valor “superior”. Si el hombre, así como lo conocemos, es incapaz de seguir la filosofía “progresista”, estas personas no buscan una nueva filosofía, sino otro tipo de hombre. Es como si una niñera diera de comer a un bebe una comida amarga, y al descubrir que no le gusta, en lugar de cambiar su dieta tíra al bebe por la ventana y pide un nuevo bebe.

Ahora bien, existe en todas estas teorías un tema en común. Se oponen con todas sus fuerzas a los ideales cristianos, no porque sean cristianos, sino porque son ideales. Creen que cada ideal previene a los hombres de juzgar “objetivamente” cada una de sus teorías en particular; cada generalización moral oprime al individuo, y la “Regla de Oro” es que no existe una “Regla de Oro”.  Al objetar esta “Regla de Oro”, dicen que lo que quieren es liberar a los hombres, pero en realidad evitan que hagan lo que los hombres quieren realmente hacer. ¿De que sirve decirle a una comunidad que tiene cualquier libertad, excepto la libertad de hacer sus leyes? La libertad de hacer sus leyes es precisamente lo que constituye a una sociedad libre. ¿Y de que sirve decirle a un hombre (o filósofo) que tiene toda libertad, excepto la de generalizar? Hacer generalizaciones es lo que lo hace humano. Prohibirle a los humanos tener sólidos ideales morales es como prohibirles tener hijos: es imposible que obedezcan,

El mantra del Relativismo, que dice que “la regla de oro es que no hay una regla de oro” puede ser respondida dándole la vuelta. El hecho de que no haya una regla de oro, es en sí mismo una regla de oro, o más bien es algo peor que una regla de oro. Es una regla de acero.

Y el Papa esta de acuerdo conmigo

No pueden entender que para nosotros los cristianos la cosa que es realmente valiosa y digna de amar a nuestros ojos es el hombre, el viejo hombre que toma cerveza, le gusta el fútbol, aquellos que tienen sentimientos religiosos, la mujer que siente un gran instinto maternal, que no puede dejar de conmoverse a la vista de un bebe, esa pareja que anhela tener una familia unida, ese ser sensual, peleonero, que falla constantemente…que esta tocado por el Pecado Original.

“O sea este tipo”

Curiosamente las cosas que han sido fundadas sobre estas criaturas son inmortales, mientras que las cosas que han sido fundadas sobre el Super-Humano han muerto o van camino a morir junto a los filósofos y civilizaciones que les han dado la vida.

Cuando Cristo en un momento simbólico estaba estableciendo su Gran sociedad, no eligió como fundamento ni al brillante Pablo ni al místico Juan, sino a un tipo inconstante, un presumido y un cobarde…en una palabra, a un hombre. Y sobre esta roca Él construyó su Iglesia, y las puertas del infierno no han prevalecido contra ella. Todos los imperios y todos los reinos han caído, debido a esta debilidad inherente: Fueron fundadas por hombres fuertes sobre hombres fuertes. Pero esta cosa, la Iglesia Cristiana histórica, fue fundada sobre un hombre débil y por esa razón es indestructible. Porque ninguna cadena es más fuerte que su eslabón más débil.

Anuncios

Acerca de catolicochapin

Soy un hombre, católico, casado y chapín. Una de mis pasiones es la fotografía, y me gusta escribir, leer y hacer chistes. He tratado de ser de esos admirables católicos llenos de caridad en sus debates. Es inútil...soy demasiado sarcástico.
Esta entrada fue publicada en Apologética, Catolicismo, Doctrina Social de la Iglesia, G.K. Chesterton, Secularismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Porqué el Superhombre siempre fracasará (o la importancia de una buena antropología)

  1. Pingback: Como responder a la tragedia | Católico Chapín

  2. Alfonso dijo:

    Que basura esto que dicen …no les da verguenza.
    Jesus es el camino es el pan de vida y la salvacion. Es Dios hecho hombre.
    Hipocritas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s